Fue el tema abordado en la primera charla desarrollada en el marco del Programa de Acompañamiento en Salud para Adultos Mayores Institucionalizados (P.A.S.A.M.I.), que el Municipio está implementando para los equipos de trabajo de hogares y pensiones. 

La charla tuvo lugar el miércoles 13 en instalaciones del Centro de Estudio Municipal, donde las nutricionistas Alejandra Domínguez y Patricia Cayssials ofrecieron pautas sobre alimentación para los abuelos residentes en geriátricos y pensiones. Contó con un buen número de trabajadores y propietarios de estos espacios.

Previo a la charla, la Nutricionista Alejandra Domínguez señaló que “tenemos que tener en cuenta que los abuelos, en esta etapa de la vida, tienen que tener una alimentación normal, como en cualquier etapa de la vida. Hoy haremos hincapié en lo que es la alimentación normal en la tercera edad”.

Cuando se da el ingreso de un abuelo a un geriátrico, “muchas veces su alimentación se ve un poco cambiada” teniendo en cuenta que la comida “no es para uno, sino para varios. Entonces, hay que adecuarla a cada uno de los abuelos que está ahí, dependiendo sus gustos y hábitos anteriores”, mencionó Domínguez.

También hizo referencia a que, muchas veces, sucede que un abuelo o abuela, al ingresar a un geriátrico “disminuye su alimentación: no tiene tanto apetito, la rechaza, es decir, hay cambios en la alimentación y muchas veces no se respetan los gustos individuales de los abuelos, se hacen cosas generales y se pretende que todos los abuelos coman lo mismo. Nosotros vemos en los geriátricos que asistimos que las abuelas comen más verduras y los abuelos más carne; y esas cosas habría que tenerlas en cuenta para realizar una alimentación más adecuada a cada uno, dependiendo de la cantidad de abuelos que se tiene en el lugar”.

“Hay que tener en cuenta que uno de los momentos gratificantes para ellos es la comida. Con esta charla pretendemos que los cuidadores tengan en cuenta estos factores. Y esto va también no sólo para los geriátricos, sino también en los hogares donde se tienen abuelos. También es importante la presentación del plato, cómo se lo damos, cómo se lo entregamos”, dijo la Nutricionista Domínguez.

 

Cuando un abuelo no quiere comer.

 

Su colega, Patricia Cayssials, refirió que cuando un abuelo no quiere comer “tenemos que pensar que ellos son los que más riesgos de sufrir desnutrición tienen, sobre todo de calorías y nutrientes, de proteínas. Debemos buscar todos los recursos, los gustos, buscar el estado anímico, ver si no hay alguna otra cosa que lo afecte, hacer inter consulta con psicología porque a veces son depresiones por el cambio de lugar de donde vive, le faltan los afectos. Y si hemos agotado todos los recursos, consultar con un nutricionista como para ver si el abuelo necesita un soporte o una dieta especial, para ver si podemos mejorar su estado”, destacó.

“Como en cualquier etapa de la vida, las cuatro comidas es lo indicado para los abuelos”, agregó Alejandra Domínguez. Agregó que “sería lo ideal: que desayune, almuerce, meriende y cene. Si nosotros en el hogar o en el geriátrico logramos que todos los abuelos realicen las cuatro comidas y la hagan como corresponde, no necesitamos ninguna otra comida”, puntualizó.

Por su parte, Cayssials expresó que “no hay una dieta básica para un geriátrico. La idea es que cada geriátrico tenga su dieta en base a la población que tiene, basado en los gustos y hábitos de esa gente y cuidando nutrientes básicos como proteínas, hidratos, grasas; evitando picantes y fritos o haciéndolos con menos frecuencia. Lo que tratamos de dar no es un menú, sino que se adapte a cada población y observar los casos puntuales que mencionamos anteriormente, para que no llegue a una desnutrición”.

Domínguez concluyó asegurando que “esto es el comienzo de una primera capacitación, como para el acercamiento de los profesionales a geriátricos y de los geriátricos a los profesionales. Esto es el punto de partida”.

El Programa de Acompañamiento es una iniciativa de la Dirección de Cuidados y Prevención Comunitaria de la comuna pringlense.

 

Dirección de Comunicación – 14 de septiembre de 2017.

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Concejo Escolar