Después de una etapa de gestiones y tareas administrativas, los trabajos que renovarán esta arteria perimetral ya pueden verse. La rotonda en el cruce con el bulevar 13 es el primer paso.

Luego de que la Gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, le confirmara al Intendente Carlos Berterret la reparación del bulevar 40, muchas fueron las expectativas que se generaron en los pringlenses.

Esta semana, después de muchos trabajos administrativos y técnicos, comenzaron a verse las obras en la intersección con el bulevar 13 en donde se construirá una rotonda que mejorará el tránsito y reducirá la velocidad de los automovilistas. Una vez finaliza, comenzará el mismo trabajo en el cruce con el bulevar 1.

Al mismo tiempo, se están armando los pliegos para la licitación de la cinta asfáltica, y en otros sectores se hacen los cruces de los servicios y adaptaciones de las alcantarillas para el nuevo corredor vial. Paulatinamente se harán obras en el puente del arroyo Pillahuinco, aunque no se cortará el tránsito por el momento en ese sector.

Consultado por la metodología que se utilizará, el Secretario Técnico Diego Pellegrineli, informó que se está trabajando junto con el Centro de Ingenieros de Coronel Pringles y en conjunto analizarán la posibilidad de remover el asfalto actual, hacer una carpeta y reutilizarlo para hacer la base nueva. En cambio las rotondas serán de hormigón y se construirán con mano de obra municipal o contratada. En cuanto a la nueva luminaria, también se licitará aunque será en próximos meses de acuerdo al avance de las obras.

De esta manera, comienza a ponerse en marcha una obra que saldará una deuda de muchos años en Pringles. El estado lamentable en el que se ha encontrado el último tiempo y el tránsito que aumenta a diario, hace que se haya puesto dentro de las prioridades en el municipio y que cuente con el apoyo económico de la provincia.

 

   

 

 

  

 

   

  

   

 

 

 

  

 

 Concejo Escolar