El fin de semana pasado, la Dirección de Medio Ambiente de la comuna llevó a cabo una colecta de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. En Indio Rico se realizó en conjunto con la Delegación Municipal y en Pringles, en el evento Tranqueras Abiertas, con la colaboración de la Escuela Agrotécnica. 

Ángela Bohn, Directora de Medio Ambiente, brindó detalles sobre esta campaña. Durante ambas jornadas se recolectaron más de 3.000 kilos de residuos: monitores, CPU, tv, celulares, cámaras de fotos, video reproductores y cables, entre otros.

Bohn explicó: “el día martes 14 estos residuos, que contienen compuestos potencialmente contaminantes pero que son fuente de materia prima para varias industrias relacionadas con la tecnología, fueron trasladados a la ciudad de Mar del Plata. Fueron recibidos por la empresa Desechos Tecnológicos S.R.L., que cuenta con Certificado de Destrucción Garantizada y se dedica a separar los componentes presentes en estos aparatos y reutilizar la mayor proporción de los mismos”.

“A cambio de todo el material enviado se recibieron 15 ejemplares de Tuya (Thuja), que serán colocados en espacios verdes de la ciudad”, señaló la funcionaria municipal.  

¿Qué hacen con estos residuos? 

Las etapas de los RAEE que realiza la empresa son 4: recepción, pesaje, almacenaje y desmontaje.

En la etapa de desmantelar estos productos electrónicos, las piezas las clasifican por materiales como: metales, plásticos y vidrios, para su posterior reutilización. Luego del desmontaje estas son clasificadas nuevamente para ser recicladas: metales como el cobre de los cables, plaquetas, el plástico y los tubos de rayos catódicos de los monitores.

La mayoría de los componentes de estos residuos, utilizados en la industria de la electrónica, pueden ser recuperados en el proceso de reciclado para usos futuros.

Entre los materiales que se pueden separar para su utilización pueden nombrarse: estaño, silicio, aluminio y plásticos, entre otros. También los componentes usualmente contienen cobre, oro y plomo. Además de variadas sustancias tóxicas, como dioxinas, bifenilos policlorados (PCB), cadmio, cromo, isótopos radiactivos y mercurio. Un monitor de computadora típica puede llegar a contener alrededor del 6% de plomo en peso, mucho de este material se encuentra en el vidrio de plomo de los tubos de rayos catódicos. 

Para recordar antes de desechar. 

Un monitor contiene plomo y las placas de circuito impreso, cantidades considerables de soldados de plomo-estaño. El tubo de rayos catódicos (CRT del inglés Cathode Ray Tube) nos permite ver imágenes mediante un haz de luz constante en una pantalla de vidrio recubierta de fósforo y plomo. El fósforo permite reproducir la imagen proveniente del haz de luz, mientras que el plomo bloquea los rayos X para proteger al usuario de sus radiaciones.

En caso de no ser tratados adecuadamente estos componentes, es probable que se filtren en las aguas subterráneas o contaminen el aire a través de la incineración.

Recordemos entonces NO arrojar estos residuos con los domiciliarios.

Dirección de Comunicación – 16 de noviembre de 2017

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Concejo Escolar