El Municipio de Coronel Pringles recibió, el martes 18 de octubre, el Certificado de Disposición Final de Residuos Especiales emitido por IPES S.A., empresa líder en el tratamiento de residuos peligrosos y no peligrosos.

 

Esta certificación proviene luego de que la Dirección de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la comuna enviara a este Centro de Disposición Final 188 tubos con pilas debidamente encapsuladas (2.160 kg), el 22 de julio pasado.

Este centro se sitúa en proximidades de la ciudad de Bahía Blanca, sobre el Km 18 de la Ruta 33, “La Vitícola”. En el certificado consta la identificación de la parcela donde se colocaron las pilas enviadas por la Dirección de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Pringles.

Para poder disponer estos residuos en el lugar, las pilas fueron previamente tratadas y encapsuladas dentro de un tubo de PVC reforzado, con una camisa de material inerte absorbente compuesto de cal y bentonita y, en sus extremos, sellado con tapas de PVC.

Las pilas encapsuladas, según la clasificación de las Naciones Unidas tomada por la Ley Nacional Nº 24.051/91 en el Anexo 1, son un residuo tipo H12, un “Ecotóxico”. Por definición, son sustancias o desechos que, si se liberan, tienen o pueden tener efectos adversos inmediatos o retardados en el medio ambiente debido a la bioacumulación o los efectos tóxicos en los sistemas bióticos.

Esto quiere decir que las pilas no pueden ser tratadas como un residuo domiciliario, sino que una de las posibilidades de tratamientos es llevar a disposición final a un “Landfill”, que es un tipo de “Relleno de Seguridad” que posee la debida impermeabilización y aislación del medio a través de membranas geotextiles.

Para el control y monitoreo de los lixiviados de estos residuos, la Planta IPES S.A. utiliza métodos analíticos para toma de muestra y los analiza según lo establecido por la normativa de la EPA (Agencia para la Protección Ambiental de los Estados Unidos), para la eliminación de residuos sólidos peligrosos y no peligrosos, conocida como “SW 846”.

 

Por una Pila de Vida.

 

A través del programa “Por una Pila de Vida”, la Dirección de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Pringles continúa incorporando puntos de recolección en la ciudad: se colocan recipientes para la disposición transitoria de las pilas.

Luego las pilas son recogidas por personal municipal para ser tratadas antes de ser llevadas a disposición final. Dentro de las etapas del Programa se contempla no sólo la recolección, clasificación, encapsulado y disposición final, sino también la concientización y divulgación.

Dentro de este marco, en el mes de septiembre se realizó una charla en el Colegio Sagrado Corazón para el nivel secundario. Todas las instituciones interesadas en participar de este tipo de charlas, pueden contactarse con Medio Ambiente al teléfono 46-4037, de lunes a viernes de 7 a 13 horas.

La actual gestión municipal se comprometió y logró llevar a disposición final estos residuos, sabiendo que una pila de mercurio puede contaminar 600 mil litros de agua, una alcalina 167 mil y una de óxido de plata 14 mil. Estas dimensiones son impensadas y no se tiene proporción de lo que representan, pero pensemos que para contaminar 6,5 millones de litros de agua, que se corresponden a 13 mil tanques de 500 litros, sólo se necesitarían unas 40 pilas alcalinas.

 

Información útil para tener en cuenta.

 

  • No mezclar las pilas nuevas con las usadas. Se reduce la vida útil de ambas.
  • Utilizar preferentemente artefactos conectados a la red eléctrica o a energía solar.
  • No tirar las pilas con los residuos domiciliarios. Llevarlas a los centros de recolección que se encuentran distribuidos en diferentes lugares de la ciudad.
  • No tirar las pilas a las cloacas ni en desagües pluviales.
  • No quemar ningún tipo de pila o batería.
  • No dejar las pilas al alcance de los niños.
  • No utilizar aparatos a pila (ejemplo juguetes) cuando pueden ser reemplazados por otros.

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Concejo Escolar