La profesional pringlense se encuentra al frente, desde el lunes pasado, de la Dirección de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Municipio. Ángela Bohn, brindó detalles de los trabajos realizados por el área en estos primeros 4 días. 

Ángela Bohn indicó: “comencé mi función el lunes pasado. En realidad, vamos a seguir la línea de trabajo que ha dejado Victoria Arias, anterior directora del área, o sea que la intención es continuar con lo que ella había comenzado”.

“Yo no voy a comenzar de cero, dado que conozco el trabajo de Victoria, así que vamos a tratar de continuar con eso, sumando nuevos proyectos”, resaltó Bohn.

La nueva funcionaria expresó: “lo primero que hicimos fue retomar el Programa ‘Por Una Pila de Vida’, que el año pasado se había puesto nuevamente en funcionamiento desde el área. Retomamos la gestión final de ese residuo. Desde la Dirección ya se había hecho todo lo que representa el tratamiento, para poder llevar el material a lo que es la disposición final en el Ipes, en Bahía Blanca”.

“Lo que hicimos fue juntar todos los tubos donde se depositan las pilas –prosiguió Bohn- y juntamos un total de 188 tubos. Teníamos previsto enviar una tonelada y finalmente enviamos 2160 kilos al relleno de seguridad. Estamos muy contentos”, destacó Ángela Bohn.

La funcionaria del área responsable del medioambiente de nuestra ciudad, señaló que “las pilas en particular presentan una problemática al momento de ver cómo se las tratan. Son un residuo domiciliario. Pero, en este caso, al contener metales pesados, son un residuo peligroso. Por lo tanto existe una suerte de vacío legal en este punto”.

 

El tratamiento de las pilas.

 

El tubo es de PVC, encamisado por dentro con una mezcla de cal y bentonita. Adentro se depositan las pilas mezcladas con este material. Luego se colocan dos tapas pegadas con un material especial.

Dentro de los tubos entra una importante cantidad de pilas. Para tener una dimensión de la cantidad de pilas que envió el Municipio al relleno de seguridad el día 19, estos datos son muy importantes:

Se enviaron 188 tubos. Cada tubo tiene una dimensión de 80 cm de alto por 110 mm de diámetro.

En un tubo entran 70 pilas grandes, 500 AA y 700 AAA y 350 pilas medianas.

Una sola pila alcalina contamina 167 mil litros de agua.

Bohn indicó que “estos números reflejan el impacto de estas acciones y la importancia de generar conciencia dentro de la población. Dado que el agua es un transportador de contaminantes, además de contaminarse también”.

“También estamos desarrollando un proyecto para generar una suerte de leña ecológica con el residuo de la poda. Además, abordaremos el tema de los residuos electrónicos RAEE, que son residuos altamente contaminantes”, detalló la flamante Directora de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ángela Bohn.

La ingeniera Bohn es egresada de la Universidad Tecnológica Nacional y cuenta con un Master en Gestión de Recursos Hídricos de la Universidad de Valencia (España).

 

Dirección de Comunicación – 20 de julio de 2017

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Concejo Escolar