Nadia Maradeo, referente de los programas de empleo en nuestra ciudad brindó detalles sobre este proyecto. Contempla la posibilidad de contar con una cocina comunitaria destinada a los elaboradores de productos alimenticios locales. En el proyecto intervienen diferentes áreas municipales y el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Una gran cantidad de personas en Pringles, basan su economía a través de la producción de distintos tipos de alimentos. A raíz de las normativas vigentes en torno a los lugares donde se producen, surge desde la Oficina de Empleo, un proyecto para crear una cocina comunitaria que cuente con todos los requerimientos.

Al respecto Nadia Maradeo indicó que el jueves 10, funcionarios municipales se reunieron con la Coordinadora Nacional de Entramados Productivos, Anabela Ruiz, acompañada por Miguel Bellone, Técnico Territorial de la Gerencia de Empleo y Capacitación Laboral de la ciudad de La Plata, que a la que pertenece la Oficina de Empleo”.

“El objetivo de la visita –continuó Maradeo- era hacer el paso número dos del Programa Entramados Productivos, que es justamente la visita al territorio. El paso anterior fue la formulación de la idea proyecto, que en este caso está aprobada. Para Pringles, fue presentar el desarrollo de una cocina comunitaria”.

Maradeo explicó que “una cocina comunitaria es justamente un espacio de elaboración habilitado para pequeños productores de alimentos, específicamente en este caso para pastas, panificados, dulces y conservas de vegetales” para que “puedan elaborar en un espacio habilitado y puedan salir al mercado de manera formal, cosa que hasta el día de hoy para los elaboradores de alimentos es casi imposible” porque “tener un espacio de elaboración que se encuentre acorde a los requerimientos del área de Bromatología se dificulta bastante”.

Además subrayó que “en costos, en tiempos y en espacio físico, en recursos, en general se les dificulta bastante. El objetivo era que ellos vengan a conocer al equipo que generó la propuesta y a las áreas intervinientes” donde “las áreas intervinientes son Bromatología, que es el paso número uno, porque sin el aval, acompañamiento, control, supervisión, este es un proyecto que no se puede realizar; Obras Publicas, para el desarrollo del proyecto propuesto hay que realizar mejoras en el espacio elegido; Producción desde el punto de vista que a esta área y a Empleo va la mayor cantidad de elaboradores de alimentos” porque “ya sea por la Feria de la Producción o por los programas de financiamiento que ofrece Empleo, estos productores se acercan a estos dos ámbitos” pero que “al solicitar el financiamiento, la primera traba que encuentran es que si no tienen un lugar habilitado no pueden acceder al mismo”.

Otra institución que trabajó en la elaboración del proyecto fue Formación Profesional, que compartió el modelo de su cocina y de su forma de trabajo, así como también la información de cuantos cursos de elaboración de alimentos se han realizado en los últimos años, como para tener mayores justificativos de números que se presumían pero no había certeza.

Maradeo señaló que “el espacio físico ya estaría elegido y se eligió por diferentes motivos, primeramente porque es un espacio céntrico, es un lugar que a pesar de tener que realizar modificaciones no se está tan lejos de lo que se requiere” además “el punto donde se encuentra ubicado el espacio, cumple con el principio primordial de la habilitación, sino que también la idea es que tenga un punto de venta para comercializar sus productos”.

El proyecto tiene base y origen hace un par de años con los productores que estaban sobre todo con la feria. La propuesta se origina con 12 elaboradores y “la realidad es que esperamos que se amplíe a mayor cantidad de emprendedores”, porque “sabemos que hay muchos en la ciudad” pero también “es cierto que este es un proyecto que está para salir, porque al ser algo que se está proyectando no se adhieren tan rápidamente”. También “hay que tener en cuenta que esto es una propuesta que va a romper con la lógica del trabajo desde la casa”, resaltó Nadia Maradeo.

Este proyecto está pensado para aquel elaborador que tiene un emprendimiento en marcha y que es su sostén económico y no para aquella persona que prepara en el día solamente para salir del paso ante una situación económica en particular.

Para finalizar Maradeo indicó que “en cuanto a tiempos, ya nos ponemos a trabajar con los elaboradores, podemos demorar nosotros aproximadamente dos meses y posteriormente, con los tiempos administrativos de cualquier proyecto, puede llegar a demorarse unos tres meses más. Este proyecto se puede llegar a aprobar en abril del próximo año aproximadamente” y destacó que “el objetivo del programa de Entramados Productivos, es generar asociativismo entre los productores, para potenciar las actividades, sin que ese asociarse no se entienda en el hecho de ser socios, sino específicamente unirse para objetivos en común. Entendemos que la cocina puede ser la base que fundamente otras acciones”.

 

   

 

 

 

  

 

   

  

   

 

 

 

  

 

 Concejo Escolar